La postura del barco para ganar equilibrio y flexibilidad

 

Algunas posturas de yoga están orientadas a tonificar y fortalecer la zona abdominal, la región lumbar y a activar el músculo transverso del estomago una zona vital para el funcionamiento del organismo. Este músculo es el más profundo del abdomen.

Se encuentra en la parte anterior y lateral del mismo y sus fibras son transversales. Contribuye y participa en la respiración, la micción o la neutralización de golpes, pero también es un significativo afianzador de la columna lumbar a través de sus uniones, sobre todo a nivel de estructuras fasciales.

Con su fortalecimiento se tonifica y se protege la columna estimulando por compresión los órganos abdominales, se mejora la flexibilidad y se entrena la conciencia corporal.

yoga-metabolismo

Ejercicios de yoga que activan el metabolismo

 

Postura Navasana

La postura de yoga del “barco completo” (Paripurna Navasana) resulta especialmente adecuada para fortalecer el estómago y estirar la columna. Pero lo más importante es que refuerza los flexores de cadera, estimula los riñones, la tiroides y favorece el desarrollo de la concentración.

“Nava”, en sánscrito, es el navío que representa la fuerza del centro, la capacidad de mantenerse en equilibrio. En esta asana el peso del cuerpo pivota y se asienta sobre los isquiones, la base de la columna, eje del equilibrio del cuerpo.

Respiración profunda

Mientras se realiza esta postura con la espalda erguida y mirando al frente hemos de concentrarnos en una respiración abdominal larga, lenta y muy profunda.

 

 

 

 

 

 

RBA 00367169 O

5 ejercicios para estirar tus fascias y ganar flexibilidad

Un ejercicio para ganar flexibilidad

  1. Siéntate sobre una superficie plana con la espalda erguida y las piernas estiradas frente a ti.
  2. Dobla las rodillas y sujeta el borde externo de los pies. Inspira profundamente.
  3. Cuando espires, estira y levanta las piernas de forma que el torso y estas formen un ángulo de 45 grados.
  4. Simultáneamente levanta los brazos extendiéndose hacia delante casi sin rozar las piernas.
  5. Mantén la postura realizando doce respiraciones profundas, procurando no encorvar la espalda ni el pecho.
  6. El cuello y los hombros deben estar relajados.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: