estos son los primeros ejercicios que tenes hacer para sentirte plena

En las sesiones de yoga no existe competitividad, cada persona realiza las posturas que propone el instructor a su ritmo, según su capacidad, constitución y entrenamiento. No importa si un brazo se eleva más o menos. El único requisito es que el movimiento vaya acompañado de una respiración consciente y de una mente atenta. Así, el practicante, a través de su cuerpo, toma conciencia de sí mismo y puede alcanzar una profunda relajación y una serenidad inside.

El yoga nos ayuda a tomar conciencia del aquí y el ahora, a vivir el momento presente

El yoga es una técnica que nació en India hace cinco mil años. No se trata de una terapia, ni de un culto tampoco es una gimnasia ni una actividad deportiva sino que se trata de una técnica que proporciona bienestar físico y tranquilidad psychological. La palabra yoga proviene del sánscrito y significa “unir”, “conectar”, “concentrarse”…, y se refiere a la unión de cuerpo y mente. Existen distintas clases de yoga. En Occidente, la más well known es el hatha yoga (yoga psicofísico), que combina el movimiento –asanas– con la respiración –pranayama–.

En los últimos años, las distintas variantes del hatha yoga han ganado mucha popularidad y, pese a que unas requieren más dedicación física que otras, lo realmente importante no es lo exigente que sea la práctica con el cuerpo sino el bienestar que proporciona internamente. Se puede empezar por una postura fácil, como la Sukhasana, que es perfect para principiantes.

CÓMO HACER LA SUKHASANA O POSTURA FÁCIL

La sukhasana (o “postura fácil”) te ayudará si te sientes cansada, nerviosa, angustiada, tensa o falta de energía. Esta postura fortalece y relaja la espalda y los hombros, flexibiliza la cadera, los tobillos y las rodillas. Además, la respiración con la que se acompaña aporta serenidad, favorece la concentración y masajea los órganos internos.

  • Siéntate en el suelo con la espalda recta y las piernas cruzadas.
  • Lleva el cóccix hacia el suelo y la coronilla hacia el techo, estirando la columna vertebral.
  • Distancia los hombros de las orejas.
  • Coloca las manos sobre las rodillas. Si estas te quedan demasiado altas, coloca una manta doblada o un cojín bajo los glúteos, hasta que tus piernas se vayan flexibilizando.
  • Toma conciencia de tu respiración.
  • Lleva el aire hasta el abdomen, dejando que se hinche. Al exhalar, deja que el aire ejerza cierta presión sobre el abdomen.
  • Realiza varias respiraciones, aumentando el tiempo (3, 4, 5…) cuando inspiras y volviéndolo hacia atrás (5, 4, 3…) en las espiraciones.

NUNCA ES TARDE PARA INICIARSE EN EL YOGA

A nivel físico, la práctica continuada de yoga proporciona un aumento de la fuerza y de la flexibilidad, elimina contracturas, tensiones y dolores de espalda, así como impurezas del cuerpo. El yoga equilibra el sistema hormonal y neurológico, activa la circulación, mejora la densidad ósea, la capacidad respiratoria y la digestión, puesto que masajea los órganos internos.

Con todo, las enseñanzas más importantes del yoga no son las físicas sino las que ayudan a vivir la vida con serenidad.

Según el sitio cuerpomente, el yoga apacigua la mente, que es, al ultimate del día, quien más sufrimiento proporciona. Cuando se logra un estado de relajación consciente, automáticamente disminuye cualquier tipo de estrés y sus síntomas asociados: ansiedad, insomnio, dolor de cabeza, decaimiento, nerviosismo… También desaparecen pensamientos pasados y futuros que provocan miedo, inseguridad y angustia. Al conectar con nuestro centro y tomar conciencia del aquí y el ahora, aprendemos a vivir y a disfrutar del presente.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: