Cómo hacer yoga: posturas básicas para principiantes

Los numerosos beneficios físicos que aporta el yoga atraen a una gran cantidad de seguidores. En realidad, el yoga no es algo milagroso, pero sí puede repercutir en nuestro organismo con numerosos efectos positivos. Una práctica que, si se lleva a cabo de la forma más adecuada, va a contribuir a que alcancemos una mayor calidad de vida.

En otro submit ya hablamos de los beneficios de los ejercicios hipopresivos y cómo hacer los abdominales hipopresivos. Ahora hablaremos sobre cómo hacer yoga, un estilo de vida muy completo que está cada vez más de moda.

Qué es el yoga

El yoga es una disciplina física y mental que tuvo su origen en la India y que busca que el individuo pueda controlar su mente y su cuerpo. El control de la mente va a posibilitar eliminar todo lo que no nos hace felices, mientras que el control del cuerpo, a partir de una serie de posturas o asanas, nos ayudarán a aprender a respirar, disfrutar de una mayor flexibilidad y fortalecer músculos y huesos.

Para qué sirve el yoga

La práctica del yoga trae consigo una serie de beneficios que tienen que ver con nuestro estado físico, energético y mental. El yoga decrease el estrés, alivia los dolores, nos ayuda a respirar mejor, regula el sistema nervioso y endocrino, aumenta nuestra flexibilidad, incrementa la fortaleza y la resistencia, ayuda a controlar el peso, mejor la circulación y nos inunda de paz interior.

Tan solo necesitamos disponer de un espacio confortable y utilizar los accesorios adecuados. A partir de aquí, es importante elegir un tipo de yoga y una rutina, siempre buscando el momento oportuno y siendo consistentes.  

Antes de la práctica de yoga, hay que calentar el cuerpo para minimizar el riesgo de sufrir alguna lesión. Además, es muy recomendable comenzar con las posturas menos compleja para así despertar el cuerpo. Poco a poco, se pueden ir introduciendo posturas más complicadas e intensas.

Tipos de yoga

Cada día surgen más tipos de yoga, pero, independientemente del estilo que se elija, las posturas son siempre las mismas. Lo único que cambia es la dinámica de la práctica. No obstante, hay una serie de tipos de yoga que son más habituales y populares que otros.

  • Hatha Yoga: es el tipo más clásico y tiene como principal objetivo enseñar una serie de posturas básicas del yoga.
  • Vinyasa Yoga: es la postura en la que se unen la respiración y el movimiento para ir pasando de una postura a otra.
  • Ashtanga Vinyasa Yoga es similar al anterior, pero está considerado el yoga más dinámico y en el que se exige una mayor fortaleza y resistencia.
  • Jivamukti Yoga es un tipo muy dinámico y enérgico en el que tiene un gran protagonismo la meditación.
  • Rocket Yoga es el tipo de yoga en donde se trabajan en mayor medida los equilibrios sobre brazos.
  • Iyengar: un estilo de yoga más preciso y que resulta ideal para aquellas personas con lesiones o enfermedades crónicas.
  • Kundalini: ejercicio donde se enfatiza la respiración en relación con el movimiento físico.
  • Bikram Yoga: una secuencia de 26 asanas y 2 ejercicios de respiración.
  • Yoga Restaurativo: considerado el yoga más terapéutico e best para relajarse y calmar los nervios.

Posturas de yoga en pareja

El yoga es una práctica muy beneficiosa para realizar en pareja. Cuenta con una serie de posturas más que interesantes en este sentido:

  • El estiramiento de pie: estimula el sistema nervioso, aumenta la capacidad pulmonar y se fortalecen los sistemas respiratorio y cardiovascular
  • La postura del ángulo: mejora la elasticidad de los músculos, fortalece la columna vertebral y alivia el dolor de espalda
  • La postura de medio loto: perfect para las personas con problemas de rodillas, fortalece el sacro y la zona del nervio ciático y lessen la curvatura de la columna vertebral
  • La inclinación de pie: ralentiza el ritmo cardíaco, calma los nervios y alivia la depresión
  • El barco: mejora la digestión, estira los músculos de las piernas y alivia el dolor lumbar
  • Postura de la fuerza: fortalece las piernas, los brazos, la espalda y el stomach, mejor la movilidad de los hombros y se estira la columna vertebral
  • Postura de la langosta: mejora la digestión, fortalece los músculos de la espalda, aumenta la flexibilidad de la columna vertebral y decrease el dolor en las zonas sacra y lumbar
  • Apoyo sobre cuatro puntos: fortalece los brazos, hombros y tríceps y refuerza y endereza la columna vertebral
  • La postura del arco: aumenta la flexibilidad de la columna vertebral, estira los pectorales, decrease el dolor lumbar y fortalece los músculos de los brazos, piernas, vientre y espalda

En definitiva, el yoga es una disciplina que posee numerosos beneficios para nuestro organismo. Su práctica recurring nos ayudará notablemente tanto en el plano físico como mental. Basta con escoger el tipo de yoga más adecuado para nuestras necesidades y disfrutar de él.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: